viernes, 25 de enero de 2013

EL LEGADO DEL PROFESOR GUILLERMO HOYOS

Algunas veces que visitó Madrid se quedó en mi apartamento, con su señora Patricia. Era una delicia escuchar su sabiduría, sus historias, su pensamiento siempre creativo y generoso. Visitábamos el Rastro y eran diálogos peripatéticos observando los ventorrillos. Luego estuve en el Doctorado en filosofía que él dirigía, tomando los cursos sobre Facticidad y Validez en Jürgen Habermas, y fue una delicia, escucharlo a él y a su mejor discípulo, creo, Oscar Mejía Quintana. Por algo dicen que Hoyos fue el Habermas colombiano. Siempre dispuesto a defender la ética, el pensamiento libre, a Rawls, a Habermas, Neokantiano de pura cepa. Estuvo en procesos de paz con el M19 y las FARC, porque entendía la necesidad de llegar a una salida política negociada, como se pretende hoy en La Habana. Luego en el Instituto Pensar y en la Maestría de Bioética. El legado de Hoyos es inmenso. Formó generaciones para el futuro. Fue un verdadero Maestro. Hay que seguir su camino de hombre probo, que repudió el actual régimen politiquero de ultraderecha neoliberal, desde una postura inclusive crítica del marxismo.  Intentó estudiar para cura, pero vio que la Iglesia está corrupta. Por ello se retiró. Muy bien hecho. La herencia intelectual de este gran colombiano debemos estudiarla en todos los centros educativos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario